• Marcelo Ducart

"No aprenden de mi, sino conmigo..."

La ardua tarea educativa implica la conciencia acerca de las limitaciones y posibilidades de la construcción colectiva del conocimiento.

Debo reconocer que como educador uno nunca sabe cuando comienza el momento de enseñar y cuando el de aprender. Tener el privilegio de enseñar y ponerlo en práctica conlleva la responsabilidad de no abandonar nunca el rol de estudiante. A pesar de ello, se siguen reproduciendo social y académicamente ciertas representaciones entre los estudiantes que expresan que son ellos los que vienen a la escuela, a las universidades o a un campo deportivo para aprender de sus profesores. El aprendizaje no es unidireccional hacia los estudiantes, sino siempre y en toda circunstancia de tipo bidireccional. "Siempre me digo que mis alumnos no vienen a aprender algo de mi sino conmigo..." Y esta es una realidad maravillosa que nos devuelve un rostro mas realista y humilde sobre nuestra real participación en el proceso de construcción pedagógica de una clase.


Todo acto educativo es desmesurado. Desproporcionado. Si bien algunos académicos y científicos intentan anticipar todo con sus previsiones, siempre lo más humano y divino se nos escapa. Existe una diferencia de potencial muy grande entre el que cree que enseña y los que creen que aprender, entre lo que se da y lo que se quiere recibir, entre el producto y el camino transitado, entre la idea y la palabra... A algunos esta idea los espanta, a otros los humilla, a otros los asombra y, a unos pocos, los colma de gozo. Éstos últimos se suelen alegrar porque aprenden de las cosas pequeñas realizadas con grandeza.


En síntesis, educar es el encuentro de al menos dos mundos diferentes que buscan entrar en una misma órbita de relaciones. A veces dichos mundos chocan, otras se esquivan, pero cuando deciden tomarse de la mano en LIBERTAD, van más allá de los pronósticos, ponen en ridículo todos los diagnósticos y, sobre todo, inauguran una métrica emotiva cognitiva que SUPERA toda medida establecida...


© 2022 - www.marceloducart.com -

20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo