• Marcelo Ducart

¡Todavía está en PAÑALES...

Se acerca la Navidad y con ello también, tiempo de balances y necesaria escucha espiritual

Un simple pesebre

Se acerca la Navidad y nos damos cuenta que nuestra vida sigue en pañales. Nosotros poniendo tanta atención y energía en las cosas que faltan y Jesús como un niño juega a esconderse dentro de unos pañales. Aunque nos parezca incomprensible, ese es su trono más glorioso y solemne. Y no hay vuelta atrás.


¡Cuánto nos enseña la Navidad! Nosotros barriendo debajo de la alfombra la suciedad que nos cuestiona, para que no se note, viste... Él dejándose ensuciar en un pesebre que no da la nota. Nosotros poniendo en la vidriera cada uno de nuestros trofeos para aparentar hipócritamente lo que no somos. Él expulsando de sí todas las fantasías de grandeza y privilegios. Navidad nos hace amar lo pequeño y sencillo de cada día. Nuestras limitaciones, fracasos y errores más dolorosos, porque son precisamente esos vacíos los que viene a llenar el niño Dios.


El siempre está viniendo a nuestro encuentro, en el que nos necesita; en el que llama a nuestra puerta... en el que pide a gritos algo de nuestro tiempo y reconocimiento... Y aunque tengamos miles de punta de ovillos para comenzar a tejer nuestra vida, ojalá que nos salve la Bendición del "insignificante" pesebre que nos acurruca y cobija como al niño de Belén...

Fuente imagen: teologiadelpueblo.blogspot.com teologiadelpueblo.blogspot.com

14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo