• Marcelo Ducart

Ya se ACERCA la Navidad...

Reflexión espiritual. Navidad. Tiempo del corazón...

La Navidad nos recuerda que todo lo bueno siempre está volviendo. Como si fuera la primera vez, hay que preparar el ENCUENTRO, porque tal vez, esté cerca y no nos demos cuenta cuando pase a nuestro lado. El Huésped que recibiremos es distinto a todo y a todos. Se disfraza de vecino, de amigo, de obrero, de abuelo, de alumno, de niño, de enfermo, de prójimo...


Este niño Jesús nos llama con su estrella titilante desde las noches más oscuras. Nos acompaña en los peligros del camino para que no desfallezcamos en la espera. Él está allí, en ese pesebre que es nuestro corazón cuando se abre a las necesidades propias y ajenas. Por eso, Señor mío, niño amado de Belén, me uno todo a ti en la espera, no permitas jamás que me suelte de tu Mano...

Marcelo

17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo